12.06.2017

Rompiendo moldes

Pocas veces una novia deposita todo el peso de su boda en una persona y este fue el caso. Paula, su mejor amiga, sería la encargada de agrupar a un gran número de profesionales para cumplir un sueño.

A nosotros se nos encargó la decoración y propusimos algo diferente y actual, queríamos escapar del convencionalismo y aprovechar al máximo las posibilidades que teníamos a nuestro alrededor.

Creo que cuando le comentamos al equipo del Hotel la posibilidad de utilizar los bancos del jardín para celebrar la ceremonia, pensaron que estábamos locos, “pero nosotros lo vimos claro, apostamos por la idea y el resultado fue estupendo”.  Con un gran telón negro, conseguimos apagar la luz natural y dar así un ambiente más acogedor al espacio de la ceremonia,  cambiamos la orientación del oficiante, pusimos un gran número de plantas y colgamos estructuras para la decoración floral. Utilizamos metros y metros de guirnaldas de luz a lo largo de la finca, se pusieron grandes candelabros en las mesas y escogimos peonías y ranúnculos en tonos empolvados para dar color. Enceramos muebles y  hasta pintamos un antiguo jarrón, que estaba olvidado en un rincón del jardín.

En fin, disfrutamos rompiendo moldes y ahora…os enseñamos el resultado, esperando que os guste.

DSC_1993

DSC_2101

DSC_2118

DSC_2111

DSC_2100

[000948]

DSC_2026

DSC_2028

[000926]

[000932]

[000910]

[000900]

DSC_2010

DSC_2011

 

 

FacebookTwitterPinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *